COSTA

CHIAPANECA

Caminos verdes, sol, playa, arquitectura y arqueología. Para ti, que buscas un contacto cercano con la naturaleza, nada mejor que recorrer los caminos de la Costa Chiapaneca.

 

Inigualables bellezas naturales. Refugio natural de tortugas marinas…la costa alberga los manglares más altos de México, bellas y apacibles playas que te harán sentirte como en el paraíso. Contempla la puesta de sol y el vuelo de las aves, disfruta de la tranquilidad. Conoce las enigmáticas zonas arqueológicas como Iglesia Vieja o Izapa, admiradas por sus maravillosas esculturas.

 

La costa de Chiapas es una de las regiones de mayor riqueza biocultural del país, y al mismo tiempo, una de las más largamente saqueadas. Toda su abundancia (suelos, maderas, ríos, población, etc.) ha servido para enriquecer viejos cacicazgos locales a los que se suman grandes acaparadores agroindustriales. El 74% de su población se encuentra en situación de pobreza y con nuevas amenazas en sus territorios: minería, gaseoductos, represas, empresas de generación energética y monocultivos como la palma aceitera.

ENTRE LA BRISA MARINA,
EL CORREDOR TRANSÍSMICO

La costa chiapaneca (y el Istmo de Tehuantepec, Oaxaca) son puntos geoestratégicos para la implementación de proyectos transnacionales de libre comercio. No es casual que de las llamadas Zonas Económicas Especiales (ZEE) anunciadas en 2014, dos se encontraban en esta región: la ZEE Puerto Chiapas y la ZEE Salina Cruz. Esas zonas funcionarían (conocidas también como zonas francas) como un país dentro de México, con un régimen jurídico, presupuestal, fiscal, aduanal y de justicia diferenciado del resto del país. Con autonomía en un territorio inmenso, el objetivo es ofrecer un entorno de negocios, brindando a las grandes corporaciones todo un paraíso fiscal y de autonomía empresarial.

Sin embargo este proyecto cambio y se transformó en lo que ahora es la reactivación del Corredor interoceánico o corredor Transístmico, uno de los proyectos prioritarios de este sexenio, que  permitirá aumentar en hasta 11.6 veces el transporte de carga en la región del Istmo de Tehuantepec. Proyecto que busca facilitar la extracción y movilización de todos los procesos extractivos de la zona vinculados a la explotación minera de petróleo y gas. Este corredor se uniría también al del tren maya, pese a la oposición de pueblos y comunidades de esas regiones, donde se han denunciado procesos de consultas “amañadas” para la implementación de estos proyectos.

Varios megaproyectos ya han sido concretizados o están en construcción como la autopista Arriaga-Ocozocoautla y las ampliaciones de carretera que facilitan las exportaciones de mercancías desde Puerto Chiapas, principalmente minerales. Aunado esto el reciente anuncio de la carretera Pijijiapan-Palenque, deja en claro la estrategia de que la inversión en infraestructura está ligada para facilitar el trasporte de lo extraído y que no es en beneficio de los pueblos.

CAVAR, CAVAR, CAVAR, CAVAR Y LUEGO RECAVAR

En todo México oficialmente existen entre 30.000 y 32.000 títulos de concesión minera.  Equivalentes a un total de 38 millones de hectáreas, es decir, 20% de la superficie del país (aunque algunas fuentes aseguran que existen hasta 96 millones de hectáreas). En todo Chiapas, concurren 105 títulos de concesión minera, activas en 16 municipios, principalmente de la zona Sierra y la Costa (Soconusco) que abarcan el 14% de la superficie del estado. Se proyecta extraer en ellas oro, plata, plomo, cobre, zinc, fierro, titanio, barita y tungsteno, indispensables para la producción de electrónicos y armamento. Las concesiones están repartidas entre las empresas canadienses Blackfire y RiversidesRessources, la china Honour up Trading y Obras y Proyectos Mazapa. La mayoría de las concesiones están en manos de particulares mexicanos, que sólo prestan sus nombres.

Nunca se han realizado consultas a las comunidades ni ejidos antes de comenzar a operar. En la Región Soconusco en el municipio de Acacoyagua y Escuintla, se extrae titanio e ilmenita. En los Ejidos Cacaos, Satélite Morelia, Magnolia, La Libertad, Andrés de Zapata y Nueva Francia, generando división comunitaria y cooptación además de ataques en los medios de comunicación. En la región sierra Motozintla, Chicomuselo y Frontera Comalapa se sigue fortaleciendo la resistencia a estos proyectos, hecho que agudiza los actos de hostigamiento y amenazas de muerte en contra de ejidatarios de los ejidos Grecia, Ricardo Flores Magón y Dolores Hidalgo.

En los municipios de Arriaga, Tonalá, Pijijiapan y Mapastepec, el gobierno y las empresas intentan seguir convenciendo a la gente para que ceda sus tierras no sólo para las mineras, sino también para la construcción de un parque eólico, granjas camaroneras, avícolas, geotérmicas, mini-hidroeléctricas, turismo, monocultivos, y retenes militares que controlen el territorio y la migración.

EL GASEODUCTO DE TRUMP

Por si fuera poco, se planea la construcción de un corredor Interoceánico, con una inversión de 1400 millones de dólares, que abarca la construcción de gaseoductos entre Salina Cruz y Coatzacoalcos, así como parques industriales e infraestructura portuaria de almacenamiento y distribución de mercancías. Dicho gaseoducto, de 630km, partirá de la ciudad de Salina Cruz en Oaxaca, hasta el departamento de Escuintla, Guatemala. Según los  expertos, el gas podría distribuirse a Brasil y a Europa, expandiendo la producción del fracking estadounidense.